Y al tercer día… inexplicablemente…

hard-drive-607461_640

en serio, REVIVIÓ! (y HOLA! 🙂 ) ¿que el qué? Un disco duro que estaba en un PC de sobremesa semitorre, iniciaba con un error de los graves y de los de difícil explicación, con nombres extraños, ceros y números un tanto al tuntún, y que si le dabas a una tecla hacía como que arrancaba, mostraba el escritorio y ya está, de ahí no pasaba, no ejecutaba nada, no hacía caso a NADA, teniendo incluso que hacer apagado forzoso, le hicimos una limpieza a los ventiladores, al disipador del procesador, de todo, y nada, la refrigeración no era el causante del error, así que lo desmonté y me lo traje al laboratorio para hacerle un sin fin de pruebas que desde hace tres días me tenía loco.

Todos los test realizados han dado multitud de errores de lectura de toda clase, incluso la mayoría de esas pruebas quedaban inconclusas porque había tantos errores en los sectores que ni para atrás, el último de los análisis fue hecho con una cosa que llaman “escribir ceros”… sí, siento no ser muy anglosajón en estas cosas y escribir en español, es un error que defenestraría a cualquiera pero a mi de la mismo, es más, lo mismo me da ;), así que es como se llama, lo hace una de las marcas de discos duros y se trata de un borrado para poder recuperar todos los sectores dañados… o no, porque la prueba quedó inconclusa también y además dejó al disco del todo inútil, ilegible, no lo reconocía nada en el PC, ni el sistema de particiones NADA.

Y yo estaba inquieto, aunque el disco estaba ya desahuciado y ya viene su sustituto de camino, yo como principiante y también como observador, buscador e infatigable solucionador de problemas no me era suficiente, así que de repente pensé en el Mac y en su Utilidad de Discos, de modo que monté el disco moribundo en la caja externa, lo conecté al Mac… y se obró el milagro de los milagros: un cartel decía… más o menos, qué qué era eso que no se podía leer??, vamos, que no se reconocía nada ahí, pero… algo había porque si no no sale ningún cartel de nada que ya me ha pasado con otros discos externos, así que le dije a la Utilidad de Discos que le diera formato, en un principio el que vale para windows y para Mac, llamado exFAT, y así lo hizo, pero en un periquete, así que lo desenchufé del Mac y lo enchufé a un PC y lo reconoció como si fuera un disco externo, me quedé asombrado, así que nada, estoy en ver si puede volver a ser un disco duro de provecho en los interiores de un PC como lo fue durante siete años.

La cosa curiosa es que dentro de los discos duros, al parecer, está la posibilidad de tener un formato diferente por ser más grande que los discos habituales -hasta no hace mucho- de una capacidad de 500GB, (quinientos gigabytes), a partir de uno ó dos terabytes si van a ser particionados necesitan de un coso que se llama GPT… traducirlo ya os advierto que es como si hablara en Klingon porque es algo así como Mesa de partición guiada, más menos, que es diferente a la típica MBR… jejejeje, eso significa Master Boot Record, eh?, sí, Maestro de Inicio Gravable, más menos nuevamente, así que me lié a reformatear, formatear, borrar, poner, y hacer que evidentemente el disco fuera Primario, porque de ser NADA no puede servir a su cometido.

Creéis que os tomo el pelo, pero en absoluto, todo esto y mucho más sólo por UN disco, que por cierto voy a ver cómo anda que al final gracias a crear un disco de arranque en un usb creo que ya está entrando en vereda, veremos cuando regrese a su PC nativo 🙂

Buenas tardes y buenas noches.

Siete Bytes

Álvaro

NOTA: Finalmente hace el intento de instalación, pero windows advierte que las particiones que tiene el disco están dañadas y que en el futuro dará problemas, PERO, para este que lo es, ¿el qué?, pues principiante, haber podido darle una segunda oportunidad por la vía de la intuición me parece formidable, ya sé que no es nada, pero uno se ilusiona con el vuelo de una mariposa, qué queréis que os diga? 🙂

2 comentarios en “Y al tercer día… inexplicablemente…

  1. Me parece algo totalmente extraordinario, esa constancia e insistencia en hacer que las cosas funcionen, es lo que debería ser lo normal.
    Y no conformarse con lo que “parece” ser…
    Entre eso, el buen uso y el mantenimiento tendremos equipos duraderos y sin problemas, y eso es algo importante cuando sientes cariño por las cosas que utilizas para trabajos y creaciones…. y no quieres que “enfermen”, o queden inoperantes.
    ¡Estupendo trabajo!…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s