Mantener los equipos (3)

50901166_s

De alguna manera y un poco por encima ya sabemos que físicamente los ordenadores, por mucha tecnología, mucha electrónica, bytes y bits que tengan… la suciedad les llega en formas variadas, pero ojo que sólo hemos hablado de ordenadores que tienen que ver con más o menos los tres tipos que hay: dos de ellos tipo sobremesa, como pueden ser los semi torre o todo en uno, y los portátiles, que lo que les hace converger es que mayoritariamente tienen a windows como sistema operativo, y minoritariamente todos los demás, PERO, no hemos hablado del mantenimiento de los ordenadores Mac de Apple, o sus portátiles, sean MacBook y todas sus variantes, ¿por qué es esto?, pues porque sería un capítulo a parte y mi experiencia al respecto es nula, aun así os voy a compartir un vídeo MUY interesante de una persona que muestra cómo limpia su iMac de 27″, y que hay que ser MUY osado y atrevido, -también muy responsable y limpio jeje-, para hacerlo, porque abrir una máquina de esas NO es desde luego abrir un PC, ni mucho menos:

Podemos observar cómo esa tecnología es OTRA tecnología y aunque la amable persona que hace el vídeo dice que podemos ver cómo hay polvo… yo casi ni lo aprecio, nada que ver con lo que en UN AÑO puede recoger otro equipo, por qué será así o no o qué no tengo ni idea, debe de haber algo de ingeniería jejeje, pero es fascinante; yo tengo un iMac de 21″ y en tres años y medio no he hecho nada con él en ese sentido, espero que no dentro de mucho pueda abrirlo con esmero y sumo cuidado y a ver qué tal.

Bien, pues después de habernos ensuciado las manos, hay que limpiarse y atender el otro lado del mantenimiento, que es el software, o sea, sistema operativo y aplicaciones o programas, como más nos guste llamar a lo que usamos en el día a día, ya sea correo, editores de vídeo, imágenes, texto, qué se yo, de todo, y sobre todo lo que más “basura” digital genera: la web y ver vídeos, eso es algo tremendo, así que tenemos que tener claro que una vez cada mes al menos, debemos de limpiar el historial del navegador, tanto el rastreo que generen las páginas que visitamos, a lo que llaman “cookies” como la caché, que es como una especie de rémora de la que no se habla mucho que hace que todo vaya más rápido a la hora de cargar las páginas pero que a la larga puede hacer más lento el equipo; para limpiar el historial generalmente en chrome los pasos a seguir son muy sencillos, sin embargo para limpiar la caché ya es otra historia, pero no importa porque AQUÍ puedes ver muy fácil cómo hacerlo todo.

El sistema operativo, ya sea Windows, Mac, Linux o el que fuere debe de estar siempre actualizado a la versión más avanzada que nuestro equipo soporte, en Windows la cosa es siempre muy caótica, con parches por aquí y por allá, sin fechas definidas, y en Mac mayormente hay una fecha por Otoño que es cuando hay un gran cambio en el Sistema Operativo y luego una serie de mejoras puntuales; en Linux lo desconozco porque mi experiencia de dos meses con LinuxMint no da como para poder tener una opinión.

Para limpiar lo que son los excesos de informaciones, todo lo que genera esa serie de navegaciones por la web, con sus visionados de vídeo, publicidad, etcétera y etcétera, necesitaremos de programas fundamentales como Ccleaner o iObit, que harán que todo vaya más fluido, sobre todo en Windows; ya sé qué es lo que estáis pensando, pero no soy un simple fan de Apple, es que no se usan esas cosas en Mac… jejeje 😉

Luego el tema de apagados, reinicios, hibernaciones y demás también forman parte del mantenimiento del ordenador: si por motivos de trabajo el equipo debe de estar mucho tiempo encendido, busca algún momento para que pueda tener al menos un apagado corto, pues aunque sea un super ordenador al final el procesador debe de tener una pequeña pausa para poder ir mejor, y la memoria, y el disco duro… y todo; si pudiera irte mejor una “hibernación” pues también es muy útil, pues lo que se consigue con eso es que el ordenador memoriza qué es lo que tienes en la sesión y al volver a reactivarlo lo hace desde ese punto; los reinicios son fundamentales en cuanto que hemos hecho una actualización importante, incluso una limpieza; la suspensión ya es algo para una pausa en la que sabemos que volvemos enseguida, pero que podemos hacer que la pantalla se apague y demás; entiendo que el consumo responsable de energía es trascendental, pero en ocasiones cuando uno ve que se gasta tanto desde las instituciones y empresas grandilocuentes… que vayan a por el chocolate del loro… pero evidentemente es nuestra economía, así que sí, hay que ahorrar y forma parte del mantenimiento de nuestro ordenador para que dure lo mejor y más posible.

Un saludo y seguimos!

Siete Bytes

Álvaro

 

Mantener los equipos (2)

sl_dirtylaptop-master1050

Esta segunda entrega es una especie de reiteración sólo que en vez de hablar de equipos de sobremesa “semi torre”, pondremos imágenes de cómo son equipos “todo en uno” y portátil, siempre y cuando sea factible abrirlos, factible y posible, pues hay equipos portátiles que son muy especiales y NO tienen tornillería y por lo tanto su apertura es bastante compleja, caso del ejemplo que voy a exponer de un “todo en uno” Lenovo que NO tiene tornillos y que hay que abrirlo con muchísimo cuidado para no romper nada y dejar el menor rastro posible de haber andado con palanquitas y demás para poder abrirlo:

mw8byanhrrgwft6kzyhzna.jpg

Cerrado y en orden este equipo es así:

lenovoc200-2

Cuando lo abrí, después de bastantes años, no había tanta suciedad como en el caso del ordenador de sobremesa, desde luego, pero aun así tenía suciedad concentrada en el ventilador; se forma además una especie de costra, debe de ser por la mezcla de pequeñas humedades que puedan concentrarse aunque sea de manera mínima y toda la serie de diferentes partículas que se acumulan y forman, eso, como pequeñas costras; ahí hay que emplearse a fondo, desmontar el ventilador y con un trapo de esos atrapa polvo y con cuidado irlo quitando; así también quitar con mucho cuidado las memorias ram que al ser de un equipo tan reducido hay que tener el triple de cuidado, y en fin, todo lo que se pueda para que quede lo mejor posible.

En el caso de un portátil se trata de ver en la parte posterior a qué partes nos deja acceder, si sólo a la placa, al disco duro, a las memorias, o a qué, en ocasiones seguro que no podremos acceder a nada, dependerá del fabricante; para el ejemplo se trata de un portátil que tiene ya la friolera de once años y que he restaurado hace muy poco después de haber tenido windows xp, después linuxmint, y finalmente y gracias al cambio a un disco duro de estado sólido ya funciona sin problemas con un windows 7 de lo más básico, aun así perfecto no está porque el resto de componentes son de 2008 o antes:

fullsizeoutput_2fb0

En este caso se puede acceder a prácticamente todo, en aquellos años se podían hacer portátiles como los clónicos de sobremesa, por encargo, pero al parecer no fue rentable y en seguida se dejó de hacer, es una verdadera lástima pues se pueden configurar equipos muy prácticos para según la necesidad sin contar con las marcas que siempre van a estar añadiendo elementos que no sirven más que para enlentecer el equipo.

Pues bien, en este portátil que aun tiene menos superficie que el “todo en uno” anterior, vemos que el ventilador es pequeñísimo, pues nos va a dar lo mismo porque con que tenga tornillos a por ello vamos, se desmonta y se limpia en profundidad, así como el elemento más importante y que NO he mencionado en la primera parte, que es el disipador de calor que lleva el microchip encima suyo, tanto el que lleva ventilador como el que no, lo que entra en contacto entre el micro y la parte metálica del disipador:

pl18086908-gray_high_voltage_isolation_heatsink_thermal_pads_tif100_20_11s_non_toxic_2_0w_mk_for_micro_heat_pipe_60_shore_00

Eso una vez limpio hay que ponerle una pasta térmica que hará que no se caliente el microchip y arda como una tostada; esa pasta térmica impide que se formen burbujas y que el contacto entre disipador y micro (en realidad TAPA del micro en el “socket”) sea perfecto.

Esa pasta dura bastante, pero a lo largo del tiempo va endureciendo hasta casi cristalizarse, la primera vez que he tenido que limpiar algo de eso no cabía en mi asombro, y hay que hacerlo con sumo cuidado, con papel de cocina o similar y a base de frotar, debe de quedar como si estuvieran pulidas ambas superficies, la del disipador y la del socket.

Para que los portátiles NO sufran el efecto de “aspirar” cosas que no debe, es MUY importante no poner el equipo encima de cualquier clase de tela, no, nunca, jamás; y en climas cálidos o en tiempos veraniegos poner debajo del portátil un disipador de calor que contenga al menos dos ventiladores para que el calor no se condense:

cooler-master-notepal-u2

De esa manera podremos hacer que el aire circule un poco más y el calor no se concentre tanto, que es lo que mata a los portátiles, y más en verano.

Seguimos! Un saludo!

Siete Bytes.

Álvaro

 

 

Mantener los equipos (1)

v4-728px-clean-the-inside-of-a-computer-step-9

Bueno, vamos a tratar de ser concisos y a la par hacerlo como por entregas; debo decir que esto NO está basado en cosas que haya leído si no en la experiencia propia, que cada uno tiene su librillo y todo eso -y me parece estupendo- pero hay veces que se ven librillos que son un poco rarillos jejeje, pero no pasa nada; una de las citas leídas últimamente sobre esto de la informática me dejó casi al punto de la pérdida de la razón: “El equipo informático que menos consume es el que no está enchufado“… y eso MARCA… jajaja, en un libro de humor sí que estaría bien; es obvio que aquello que no existe, no es, y que si no te lavas las manos estas permanecen secas, PERO, eso no ayuda a nada, sólo para dibujar una sonrisa, eso sí, pero en serio NO 😉

La primera vez que tuve que enfrentarme a los entresijos de un ordenador fue en el 2005, hasta esa fecha sólo los usaba y se acabó, no tenía que preocuparme de nada, y evidentemente si un equipo no es revisado de manera periódica los problemas sólo hacen más que explotar uno detrás de otro y por lo más corriente: en equipos “semi torre” -como decíamos hace un par de días- pues como tienen varios ventiladores y la caja no deja de ser un espacio donde “caben cosas” pues qué mejor para las pelusas, polvo, partículas y… lo más terrorífico para un ordenador: EL TABACO, pues eso se convierte en un basural pero de tres pares de narices:

polvo-pc

Así vi uno una vez que intenté vender un monitor a una persona, pero que justo cuando íbamos a instalarlo el PC le hizo puf, lo abrimos para ver si se podía hacer algo y… casi había movimiento ahí dentro; en serio lo digo que no sé cómo hay equipos que aún pueden mover algo en esos adentros avernales jejeje

Bueno, pues para no llegar a eso toca plantearse quitar las paredes de la semi torre, sea del tipo que sea y ponerse a limpiar, si hay mucha porquería como se ve ahí primero con un trapo, seco, de esos tipo “atrapa polvo”,

 61bkhtpmogl-_sl1244_y ya después un aspirador en modo soplo y en un sitio ventilado, a poder ser al lado de una ventana o puerta; después de quitar lo gordo toca desmontar todo lo que se pueda, desde los ventiladores hasta las memorias RAM, ya con eso despejaremos bastante la placa base y podremos dejar la unidad lo mejor posible; dentro de lo que es el PC también cuenta la fuente de alimentación, pues no deja de ser otro lugar donde entra la suciedad.

lubricar2bcooler2bde2bfuente2bde2balimentaci25c325b3n2bde2buna2bpc2b252802529

NO es de lo peor que le pueda pasar a un ordenador, me refiero a que se estropee la fuente de alimentación por recalentamiento, pero aun así es fastidiado porque hará una interrupción inesperada y los discos duros sufren siempre por ello.

Así que lo primero en donde hay que centrarse es en la caja si se trata de un ordenador de sobremesa; si hablamos de un sobremesa “todo en uno” o de un portátil pues la cosa cambia porque hay que andarse con más cuidado y lo veremos en el siguiente capítulo.

Si NO te ves capaz de abrir un ordenador… para eso estamos los profesionales 😉

Un saludo!

Siete Bytes

Álvaro

 

Mantenimiento

munecos-sobre-una-placa-base-de-ordenador_1286-160

Muy buenas, personas lectoras!

El mantenimiento es una de las cosas más importantes en nuestro equipo informático, dando igual qué es lo que hagamos con él y qué tipo de equipo sea, de una manera o de otra la informática es algo que deja “residuos”, ya sean digitales o no, en el “o no” entra que un ordenador de sobremesa de los que solemos denominar “semi torre” es un gran aspirador de polvo y todo tipo de partículas que es algo impresionante; en los portátiles también ocurre y es además mucho más grave y evidentemente deberían tener un mantenimiento mucho más profuso.

PERO resulta que esto NO lo hace nadie… ya, me he pasado, vale, casi nadie, pero un casi MUY pequeñito, porque para la semi torre hay que abrir, que si destornillador, que si muchos tornillos, que si aspiradora en modo soplo, que si ventilación… al final es como que se hace muy cuesta arriba y la pereza vence la batalla ;), y en un portátil no digo ya nada, eso es como ponerse ante un acelerador de partículas… “que me tengo que poner a qué???”, y ni se piensa.

Pues no es para tanto y puedes hacer vivir a tu equipo muuuuucho más tiempo del que imaginas; no digamos si dentro del mantenimiento metemos el poder cambiar el disco duro mecánico por uno sólido, o renovarle de cuando en vez las memorias RAM que en ocasiones son portadoras de problemas inconmensurables o más.

Así que esto nos da para tratar muchos aspectos y hay que estar atentos que iré publicando intentando ser muy objetivo.

Tengo hasta pensado, si se pudiera dar la posibilidad, hacer mantenimientos, tanto de forma física como remota por un precio muy asequible, pero bueno, ya se irá viendo.

Un saludo y hasta muy pronto con la saga… “Como no cuides tu ordenador vas a quedarte sin bytes” 😉

Siete Bytes

Álvaro

 

Clases de Memorias RAM

7

Muy buenos días, personas ávidas de tecnología ignota! 🙂

A petición de una lectora y además amiga, vamos a tratar un tema que es algo complejo, un poco tostoncillo y en ocasiones un poquiiiito frustrante, y no creáis que soy sencillamente negativo, es que por las RAM se han perdido cosas importantes, no imperios, pero sí las ganas de seguir con el ordenador a cuestas.

Mi experiencia con esos componentes he de decir que sí ha sido un poco dramática, porque al no saber muy bien cómo funcionaban ni qué sentido tienen, pues al final ocurre lo que ocurre, que la ignorancia mató al saber, y éste debe de armarse de valor y salir adelante estudiando el tema con cierta profundidad.

Sin meternos en la historia de las RAM, que es demasiado variado y contiene incluso aspectos completamente incomprensibles, diremos que lo que hay que tener muy en cuenta es que la RAM y el Procesador deben de ir lo más de la mano posible, que el denominado “cuello de botella” no se dé en ninguno de los extremos, y siento mucho tener que recurrir a la comparación, pero no queda otra:

Pongamos por caso un PC al que suelen llamar clónico de la marca Equis, tiene un procesador doble núcleo i-5 a 2,8 Ghz, que significa gigahercios, es una velocidad de lectura de datos, y, por otro lado, treinta y dos gigas de memoria RAM… ahí es donde se comete el error, porque al final hay un excedente y no sirve para nada, menos mal que tampoco dificulta el funcionamiento del ordenador, pero se ha tirado mucho dinero; claro, por el otro lado está que el Procesador fuera un i7 a muchísimos gigaherzios y se encuentra con cuatro gigas de RAM, o menos, entonces sí que habría problemas de funcionamiento, porque… a todo esto… PARA QUÉ SIRVE LA RAM? Pues se lee y ya está 😉

Es importante porque es el que va hacer que el ordenador pueda hacer más o menos, a más o menos velocidad, pero debe de darse el casi perfecto equilibrio, y es entonces cuando voy con el otro ejemplo y que me sirvió para darme cuenta de lo extraordinario que llega a ser un Mac… que no, Apple no me paga nada, ni me leen, así que… bueno, este es el ejemplo:

Miré un día de lo que está compuesto el iMac que uso en “Acerca de este Mac”, y lo cierto es que es MUY sencillo:

Procesador de 1.4 GHz Intel Core i5  y  8 GB de 1600 MGz DDR3

Y los ojos como platos, ya, que qué es eso, vaya rollo, buaf, tal y cual, pero en eso es donde radica que para lo que hago, y no es poco, vaya como la seda; que podría ir más rápido, sí, pero tendría que tener otro procesador y otra RAM, tanto en número como en clase; ¿habéis visto que pone 1600 y que pone DDR3? pues todo eso es un mundo, es la multiplicación de lo que va a poder procesar, o sea, una barbaridad… qué gracioso soy, una barbaridad, NADA en comparación con las nuevas RAM y los nuevos procesadores, donde en Memorias para gráficos ya van por un DDR5. (Mientras repaso lo escrito he visto que hace cuatro días salían noticias sobre el DDR5 pero ya para procesos “normales” no sólo de gráficos).

Pero no está ahí lo más curioso, está en que si tú quisieras un Procesador de 1.4 GHz para tu PC clónico… no lo hay, al menos en el mercado al que puedes ir a adquirir componentes, ¿y entonces?, pues nada, que la marca de la manzana mordida hace el cálculo exacto de lo que necesita un ordenador que tiene tales o cuales características, y que un PC, de la marca que sea, -en muchas de las ocasiones NO-, sólo en lo que denominan “mundo gamer” sí que ponen un equilibrio, pero si vas a usar un ordenador sólo para mirar el correo, un par de vídeos y ver redes sociales es que no necesitas nada, y es ahí donde se pasan un montón.

Porque todo esto va de frecuencias efectivas y frecuencias reales, pero a ver, con quién te pones a discutir de esto, ¿con un vendedor?, para qué? sólo puedes entrar en un foro y ponerte a pasar el tiempo, pero al final lo que cuenta es lo que vas a hacer, de HACER, nada más.

Yo lo siento pero es que soy MUY procivilización en evolución y prefiero que los cálculos estén bien hechos y no poner componentes por poner, porque lleve una “i” y un numerito que parezca una cosa que luego no es nada.

Un saludo, siento el rollo y hasta más leer, buen día.

Siete Bytes

 

Álvaro

 

 

Las Nubes

nubes-cloud

Muy buenas, impulsos electromagnéticos y electromagnéticas! 🙂

¿Las Nubes? ¿Qué nubes? A ver, la forma de referirse a ello sé perfectamente que es “la nube”, pero ciertamente no es hacer honor a la verdad porque no hay una sola, hay varias y la verdad es que no mucha variedad, pero ciertamente hay varias formas de “nubes” para guardar nuestra información, ya seamos de andar por casa o de andar por fuera de ella en un negocio, empresa o lo que fuere.

Para hablar de esto, como de cualquier otra cosa, se requiere del rigor, pero también de la experiencia, por lo que sólo puedo hablar de dos nubes de estas virtuales, glamurosas y tecnológicas, que son Dropbox y iCloud, sé perfectamente que desde hace un tiempo Microsoft hizo la suya, o se hizo de una mejor dicho a través de otras nubes que existían, y como va a la zaga y otras cosas de su “amiga” Apple pues… en fin, y sí, me estoy refiriendo a “OneDrive“, que no tengo ni la más mínima experiencia, y lo más interesante, ni quiero, pues no me gusta eso de dispersarse que ya con lo que tengo voy sobrado que se suele decir.

Evidentemente tenemos la nube de Google, que también ha ido variando a lo largo de los años de nombre, formas y demás, se llama, cómo no, Google Drive, lo usé un breve tiempo (cuando se llamaba de otra forma, insisto) con las fotos, hasta que decidieron borrar el sitio, y por su puesto, el contenido en él, lo cual dice mucho -más bien poco- de su seguridad y fiabilidad, al menos a mi… no gracias.

Y hay varias plataformas más que te dan el servicio en la nube, pero al final uno debe de preguntarse PARA QUÉ, como siempre, como en todo, porque pueden ponerse de moda, pero si su utilidad va ser la de subir algo para que se quede ahí olvidado, para eso se guarda en un disco duro particular y ya está.

Sin embargo si se necesita guardar algo que no se corrompa… pero que no pase que el sitio vaya a borrar lo que guardas, entonces es obvio que sólo puedes confiar en las que se fundamentan en la seriedad, y aunque sea que lo lleve a lo personal, me da igual, yo sólo confío en Dropbox y obviamente en iCloud, que por cierto en algunos sitios desinforman, pues iCloud NO es de uso exclusivo para usuarios de Apple, puede usar iCloud cualquiera, tenga windows, android o lo que sea, da igual, porque es un servicio web y usa un sistema de programa, o sea, tú te bajas iCloud Drive en tu Windows y ya está, y tienes todo en todas partes cuando quieras, como todos los demás sitios, pero con la garantía Apple, que tiene su aquél, pienso.

Para mi desde luego lo ideal es iCloud porque cuando ya tienes un ecosistema en donde todo se inter-relaciona es como si esa “nube” no fuera tal, si no que forma parte de la estructura de todo el conjunto: si haces una foto en el móvil y tienes configurada la Fototeca, por ejemplo, esa foto está en el Mac, y está en el iPad y está en iCloud y todo a la vez, al instante… bueno, dependiendo de la conexión, que no me gusta dejar cabos sueltos ni en una simple explicación; con Dropbox también, si tienes la cuenta bien configurada y en todos los dispositivos que uses ahí estará todo, PERO ya no es como iCloud, claro, es un sistema externo aunque se pueda vincular perfectamente a tu escritorio del ordenador que sea o al móvil que uses.

La privacidad, eso sí, es absoluta, bueno, como todo, si se tiene una buena contraseña es evidentemente tan difícil de franquear como tu correo electrónico o cuenta en el banco, pero desde luego no hay ningún problema en cuanto a que sea tan privado como todo lo que tengas así.

No hemos mencionado “la nube particular”, que es MUY interesante y que consiste en un sistema de disco ó discos duros que se encuentran en lo que sería un servidor, como los que tienen los sitios que dan cuentas de mail o soporte web; se les llama “NAS” y consiste en una caja como si fuera un ordenador de sobremesa, en ocasiones es casi una pequeña semitorre y se coloca en donde quieras de tu hogar y hace las veces de, eso, una nube tuya propia donde almacenas tus cosas y como se conecta a la red de tu casa y puedes darle una dirección de IP particular, puedes consultar lo que guardes desde donde sea, pero sólo tu. Esa opción no sé si merecería una entrada a parte, cuando lo descubrí me pareció impresionante; a ver, son muchísimas cosas y unas veces puedes parecer más paleto que otras, pero el placer de descubrir no lo tiene ni el más sabio… o que crea serlo jejeje.

En fin, seguiremos con otras cosas, muchas gracias por leer y cualquier cosa aquí estamos.

Un saludo!

Siete Bytes

 

Álvaro

 

Recuperación de discos duros

85f4-758x591

Muy buenas, personas entusiasmadas de la tecnología!! 😉

Aunque hay que añadir, y no por guasa o broma, “o no“, porque una cosa es querer, y otra cosa es que quiera la cosa, en este caso un disco duro, y es que los artefactos que hacen que tenga un sentido el tener un ordenador, esto es, el disco duro, es un elemento peliagudo que ni si quiera con el más o menos recientemente convertido en disco duro sólido se llega a la perfección, y ni si quiera a la tranquilidad de decir… ay, por fin tengo guardadas todas mis cosas en un sitio seguro: NI DE BROMA, de hecho ya hemos mencionado las copias de seguridad que NO vale con que tengamos un disco duro externo, si no que además otro, y ya para colmo la nube, porque es que los componentes electrónicos son como una especie de “prueba”, claro, porque sabemos que el papiro dura ni se sabe, qué decir de la piedra, que están ahí los petroglifos como si se hubieran hecho ayer y ya tienen sus miles de años; pero todo esto del cutrelux… tiene dos minutos en comparación de todo eso, y funcionan realmente de chiripa, un día van y al otro no, por que?, pues ni se sabe, pero eso sí, los que “saben” de esto ni van a ponerse a divagar, es así y así es y ya está.

Pues bien, ando intentando recuperar un disco duro desde hace unos pocos de años, ha pasado por toda clase de manos, y ahora que sé un poquito más y conozco más herramientas para tal efecto, nada, que no quiere, y es que un disco puede dejar de funcionar de manera física o de manera lógica, si es de la primera manera ya puedes despedirte del disco, o, si es de vital importancia puedes llevarlo a un laboratorio que se especializa en abrir discos duros para poder extraer la información, pero son muy escasos y por lógica muy caros, y hay que saber muy a ciencia cierta que es un sitio de verdad, porque hay otros sitios que derivan esos discos al sitio de verdad, con lo que se hace aun más caro; y luego la segunda forma, la lógica, que cuando se estropean de tal manera que sólo es que el disco no está detectado por el ordenador, o que las particiones están bloqueadas, o que no está formateado, todo eso tiene una solución relativamente sencilla y se puede hacer sin ningún problema por el especialista.

El disco duro está formado por capas muy finas que llamamos “cluster”, en esas cosas se introduce y almacena la información para que después a la hora de trabajar con ello el sistema lo busca y lo recupera para lo que sea, y el material está basado en cobalto, algo magnético en lo que poder “fijarse” y poder moverse, variar y transformarse, y claro, como todo lo magnético es tan voluble como el aire, así que puede sufrir alteraciones por nada y menos, de ahí que un disco se encuentre tan bien encerrado en una caja estanca; estamos hablando en todo momento de discos duros mecánicos/magnéticos, NO de los discos duros sólidos que van de otra cosa… y que a su vez son -en los más económicos- más volubles que los anteriores.

En los enlaces, para el que quiera saber más, pues se entretiene, yo aquí he venido a hablar de que por más que he querido hacer por saber algo del disco duro, nada, el tío se ha cerrado en banda y no me deja más opción que darlo por inútil, que lo guardaré por si hay opción de recuperar la información de una manera no muy ruinosa y ya está, pero ha sido probado de todas las maneras y no ha habido forma; sin embargo, por otro lado, los discos que se han quedado sin formato o sencillamente han tenido distintos conflictos de asignar espacio de unidad y cosas raras que suelen pasar, se recuperan fácilmente con las herramientas precisas.

Vida dura la de la reparación de los discos, mucho cuidado con ellos! 😉

Un saludo cordial.

Siete Bytes

 

Álvaro