Cuidar el ordenador

dwqosukot42mzsko1splta.jpg

Una de las razones por las que los ordenadores fallan es por la falta absoluta de mantenimiento, hay otras muchas, pero me atrevo a aseverar que el no cuidar el pc es lo que más pone en riesgo nuestro equipo, pues una simple acumulación de polvo en una fuente de alimentación de una semitorre -por ejemplo- o no digamos ya las pequeñas rendijas de un portátil, hacen que eso se tapone y la ventilación haga que la temperatura suba y es lo que más estropea a un ordenador.

Por tanto lo aconsejable es, entre otras cosas, abrir los ordenadores de sobremesa que lo permitan y con el aspirador en modo soplar, NO aspirar, acercarlo a una ventana y que salga todo el polvo posible, ya con más esmero pasar un trapo de microfibra, por su puesto sin humedecer ni nada, simplemente pasando un poco por las zonas posibles, y ya en más profundidad desmontar el ventilador, el disipador de calor -si lo hay-, limpiar la pasta térmica antigua, poner la nueva, y de ese modo podremos mantener la unidad en una forma mucho más aceptable.

Recientemente he recuperado tres equipos de entre unos veinte y doce años, a cuál más viejo, y he podido hacer que los tres respondieran de una manera que para ser de los años que son… me ha sorprendido gratamente, así que por más “cacharros” que sean, deben de tener un cuidado, si no el señor decadente, también llamado polvo, lo engulle todo, sea carne o metal 😉

Pero si no te atreves a hacer eso, si no sabes cómo hacerlo, no tienes los medios, qué se yo, para eso estamos aquí: 665 107 279

Un saludo!

Comenzando

 

aiapia%HRp+FurGyxVvp6g

El trece de Junio de este año iba caminando de paseo con mi compañera de vida por la calle que incluso se ve en el cartel y me quedé asombrado, de hecho se dio la casi típica escena en la que uno va marchando, se fija en algo y en un principio no presta la suficiente atención y al final hay que parar y retroceder para al menos tomar la instantánea, y por qué? podría preguntarse uno, pues porque tiempos atrás me decía… “si tuviera al menos un título que acreditara que sé reparar ordenadores, me pondría a ello, porque desde luego esto del arte mítico…” y así dejas que pase el tiempo, porque tratas de llevar a cabo muchas cosas -planes, proyectos- pero esas muchas cosas no dan el resultado esperado.

Así que sin esperar mucho más, a la vuelta, pregunté por el curso y a la semana siguiente me apuntaba para dar las clases en una academia que lleva ahí la tira de tiempo y uno… ni se ha dado cuenta. Y ya se sabe cómo pasa el tiempo lineal que lo devora absolutamente todo en un abrir y cerrar de ojos, y el dos de Julio ahí estábamos a las seis de la tarde dos alumnos ante un profesor que acabó pareciéndome un Maestro de los de talla sin medida, por su forma de explicar y de vivir lo que enseñaba.

Cuarenta horas más tarde, esto es CUARENTA horas de lo mejor aprovechadas, el Curso había terminado, con un repaso comprimido y enriquecedor a más no poder donde habíamos tratado desde la los comienzos de la informática desde una perspectiva de… “Electricidad ——> Información”, hasta saber por qué… mil cosas, mil cosas que uno ha mirado sin ver, y visto sin mirar, que las ha arrojado como dados sin resultado y que al final un signo + hace que el comienzo de un PC pueda poner en funcionamiento un simple lector de DVD o la unidad principal o disco duro, o que no haga nada porque ese + ha sido un -.

Por su puesto contarlo todo siempre es arriesgado, porque es aburrido, pero también hay que saber que… SABER es algo un tanto “lento” porque se absorbe para poder después destilar su conocimiento práctico, con sus errores y sus aciertos y su “lo que sea” pues no es todo de dos colores ni mucho menos, y además no podríamos dar con el “Sólo sé que no se nada” si, por un lado lo supiéramos todo, y por otro… la necedad ocupara un lugar indebido 🙂

Ahora que comprendo un poquito mejor algunas pautas del caos informático, puedo echar un cable a quien lo necesite y lo voy a ir explicando, porque no es sólo una cuestión de compartir por aquí conocimientos -o lo que ello sea- si no que parte aquí un trabajo que espero sea próspero y fructificante en muchos aspectos.

Deseando poder atender el teléfono con un… “Siete Bytes, dígame” 🙂

Un saludo y que el orden nos acompañe.

Álvaro